La juventud del siglo XXI

No creo que sea algo sorprendente el afirmar que la juventud del siglo XXI es diferente a cualquier otra que haya existido en la historia de la especie humana. Los grandes cambios que tuvieron lugar en el siglo anterior, y sobre todo su rapidez, hicieron que los nacidos en los últimos años del XX y los primeros del XXI, han hecho que toda una generación de gente joven tenga ciertos rasgos significativos que la hacen especial y con ciertas características peculiares que sólo ella posee.

Antes del siglo XXI, el concepto de la cultura juvenil era inexistente; pero a medida que pasaron las décadas y la sociedad se volvió más liberal, la idea de que los jóvenes se defendieran por su cuenta, en lugar de seguir simplemente los pasos de sus padres, cobró impulso. Varias revoluciones creativas surgieron de esta cultura, desde la música swing y el jazz hasta el rock punk y el techno. Pero en el sigloXXI, un nuevo conjunto de tendencias definitorias de este momento han surgido con fuerza, para crear un escenario completamente diferente dentro del cual los jóvenes puedan expresarse y vivir sus vidas.

¿Pero cuáles serían esas características que hacen especiales a todos los jóvenes de esta nueva era? Tras mucho pensar, yo me quedo con estas tres claves:

  1. El uso del Smartphone: Desde que hizo su aparición y hasta gran parte del siglo XX, los jóvenes encontraron en ese aparato una forma revolucionaria de comunicarse, al instante y con su propia voz, lejos de los cifrados de los telegramas y de las tardanzas del correo; pero generalmente había sólo un aparato en cada casa, y cableado por lo demás, así que la privacidad estaba bastante comprometida. En la actualidad, es impensable que cualquier joven ande sin uno de esos móviles inteligentes, que no sólo sirve para hablar, sino que se han convertido en una puerta a internet y a todo lo que esto significa en cuestión de comunicación: redes sociales, mensajería, videollamadas… Y además es un recurso de entretenimiento sin fin, dando acceso a juegos online, música y videos en streaming, y un interminable número de ocio a través de la red de redes.
  2. Independencia creativa: El siglo XX vio florecer movimientos juveniles alrededor de logros artísticos de todo tipo, desde escenas musicales a éxitos cinematográficos. Sin embargo, incluso en esa época de grandes cambios culturales, existían bastantes limitaciones para crear y difundir obras de arte. Hoy en día, internet ha democratizado la creatividad y ha dado a los jóvenes acceso ilimitado a una audiencia global. Cualquiera puede obtener seguidores por su trabajo y, en última instancia, obtener la atención general, siempre que tengan una ordenador o un teléfono inteligente básicos y una conexión a Internet.
  3. Compromiso político: Los medios sociales han conectado a miles de millones de personas y también han creado divisiones más distintas a lo largo de líneas políticas, especialmente entre los jóvenes. La agitación y la rebelión fueron un tema común para la cultura juvenil durante los últimos 100 años, así que de alguna manera no ha cambiado mucho; sin embargo, los jóvenes del siglo XXI tienen una experiencia mucho más inmediata y aguda del mundo político que sus precursores.