Los jóvenes y la política: los tiempos han cambiado

En todo el mundo hay un creciente interés de la juventud por la política. Algunos grupos políticos están cambiando para responder al creciente número de jóvenes que quieren acercarse al sistema político. Las ideologías políticas que atraen a los jóvenes que alguna vez fueron consideradas creencias “marginales” se están generalizando, y más jóvenes se están asociando con partidos políticos no populares. Más jóvenes que nunca se están involucrando en campañas comunitarias locales y otras actividades políticas. Los jóvenes pueden cambiar el mundo a través de la política al involucrarse de manera activa, significativa y sustancial en todos los partidos políticos y más allá.

Hay tres maneras principales en las que las nuevas generaciones pueden integrarse en la política:

  1. Integrándose en un partido: Al ser parte de un partido político y participar en su funcionamiento, cualquier afiliado por joven que sea puede empezar a dar ideas y cambiar pareceres con sus compañeros, creando tendencias muy beneficiosas para ciertos grupos sociales, en especial para la juventud.
  2. Presentándose a un cargo político: Si se tiene ideas e iniciativa, puede presentarse a las elecciones de cualquier cargo político que crea importante, desde el alcalde de su pueblo o ciudad a uno de los órganos superiores de gobierno del país; o bien, por supuesto, dentro de su propio partido.
  3. Como votantes: Ejercer el derecho al voto en cada una de los referendums a los que sean llamados es una manera efectiva de participar activamente en la vida política de un país; nunca hay que pensar que ese derecho es inútil, porque realmente es lo que puede cambiar cosas.

Son muchos los temas sociales en los que los jóvenes pueden involucrarse, a pesar de su edad, o precisamente por ella. Cosas como la educación, la cultura, el mercado de trabajo, las ayudas a la vivienda… son temas importantes que los afectan directamente o lo harán en un futuro muy próximo. La política es la manera más democrática de incidir y cambiar las tendencias en todos asuntos, y también la más eficaz, al final; aunque por supuesto, es un camino arduo y pesado, cuando se consiguen ciertos objetivos no se siente más que satisfacción por el resultado obtenido. Y otra cosa muy importante para la juventud en estos días: motivación para seguir cambiado toda nuestra sociedad para mejor.